La pruebas clásicas para detectar el VIH: ELISA y PCR

  • Test ELISA Abreviatura inglesa de “Enzyme Linked Immunosorbent Assay”. Es un método clásico para detectar la presencia de anticuerpos en la sangre. Es una técnica simple y rápida, y de bajo coste. Este método constituye la base de la prueba serológica del sida. La prueba ELISA es fiable pero no al 100%, por lo que todo resultado positivo deber ser comprobado y controlado por otro método de confirmación. ELISA

Consiste en la detección de los Anticuerpo Sustancia segregada por los linfocitos B como reacción a la agresión del organismo por sustancias llamadas antígenos. Hay un anticuerpo específico para cada antígeno. Son sustancias a cargo del sistema inmune que son usadas en contra de un agente específico que causa una enfermedad. anticuerpos del virus. Esta prueba debe realizarse 3 semanas después de la práctica de riesgo y permite, en muchas ocasiones, la detección precoz del VIH.

En el caso de obtener un resultado positivo con la prueba del ELISA, este debe confirmarse mediante una prueba más específica denominada Wester Blot.

La detección precoz de la infección te permitirá ponerte lo antes posible en manos de tu médico para que este pueda valorar cual es el mejor tratamiento para ti y evitar la posible transmisión del VIH.

En el caso de un resultado negativo, esta prueba es suficientemente fiable como para poder descartar la infección por VIH. No obstante se recomienda realizar la prueba al cabo de 3 meses para verificar que no se trata de un falso negativo.

  • PCR

En esta prueba se detecta directamente la presencia del virus en el organismo y es altamente fiable a partir de los 15 tras la exposición. La prueba de la PCR no es concluyente y tras 12 semanas deberías realizarte un test ELISA antes de considerar el resultado negativo definitivamente.

Ayúdenos a conocerle mejor y así podremos crear nuevos contenidos más relevantes para Ud: