Profilaxis por exposición (PPRE) para el VIH

PRE EXPOSICIÓN Y POST EXPOSICIÓN

¿Qué es la profilaxis pre-exposición (PPRE) para el VIH?

Es el uso de un fármaco  Antirretroviral Fármaco que detiene o reprime la actividad de los retrovirus como el VIH: AZT, EFV, DRV son ejemplos de fármacos antirretrovirales. antirretroviral para intentar probar si su administración, de forma continuada, evita la adquisición del VIH pese a exponerse a él.

¿Es eficaz la PPRE?

Se considera que un medicamento antirretroviral es eficaz en la prevención de la infección por VIH en un porcentaje significativo de individuos, cuando los  investigadores hallan que los participantes que toman el placebo experimentan un índice de infección más elevado que el de aquellos que toman el fármaco en estudio. En este estudio todos los participantes deben estar  bien informados sobre los comportamientos seguros y no seguros, de tal manera que el riesgo de infección permanezca lo más bajo posible.

¿Qué es la Profilaxis post-exposición (PPE)?

Es el tratamiento antirretroviral que se administra a personas sin VIH que acaban de tener una exposición de alto riesgo al VIH. Puede ser ocupacional (profesionales de la salud) o no ocupacional (en el contexto de un acto sexual o del uso de drogas).

¿En qué consiste?

La profilaxis post-exposición (PPE) consiste en la administración del tratamiento antirretroviral (suele ser terapia triple) durante un corto periodo de tiempo (cuatro semanas) e inmediatamente después de un posible contacto con el VIH, con el fin de evitar su transmisión.

El tratamiento de profilaxis se tendría que administrar lo antes posible, a las 72 horas como máximo, tras el contacto con los fluidos que permiten la transmisión del VIH, después de evaluar el posible riesgo. En caso de que el riesgo de transmisión sea sustancial, se ofrecerá el tratamiento antirretroviral durante 28 días.

¿Qué hago si la posible exposición a la infección por el VIH ha tenido lugar más de 72 horas antes?

En este caso no se recomienda tomar la PPE si han pasado más de 72 horas desde la posible exposición a la infección, aunque esta decisión se dejaría al juicio del médico que valorará si el riesgo de exposición a la infección por el VIH en más o menos grave que el beneficio de tomar la PPE.

Recomendaciones del Grupo de Estudio de SIDA (Gesida)

En España, las recomendaciones del Grupo de Estudio de SIDA (Gesida) señalan que la PPE se tendría que administrar idealmente dentro de las primeras 6 horas de la exposición, pero no después de las 48-72 horas. También insisten en que “en el caso de aquellas personas que tengan exposiciones repetidas se les desaconsejará la profilaxis post-exposición y se les informará de los riesgos y de las medidas de prevención que deben adoptar para disminuirlos”. Ahora bien, habría que elucidar qué implicaciones tiene este requisito, y si con esta definición no se corre el riesgo de sesgar la valoración del riesgo y excluir a muchas personas que podrían beneficiarse de la PPE y evitar así la infección.

Esto en efecto podría ser un factor de limitación del acceso a esta intervención, que se añadiría a otros tales como el tiempo pasado entre el momento de la exposición y el inicio del régimen de profilaxis, la elección del régimen apropiado en función del tipo de riesgo (por ejemplo, mientras algunos fármacos penetran muy fácilmente en el tracto genital femenino, otros tienen una muy pobre absorción en esta vía), la formación del personal sanitario sobre esta estrategia y la información a la población no ocupacional sobre la PPE con la necesidad de caracterizar en qué poblaciones se utilizarían esta estrategia.

 

Ayúdenos a conocerle mejor y así podremos crear nuevos contenidos más relevantes para Ud: