Transmisión del VIH

Para que el VIH pueda completar con éxito la infección en una persona, ésta debe recibir una cantidad suficiente de virus, de modo que las posibilidades de que las partículas virales finalmente superen las barreras naturales del cuerpo y lleguen a su objetivo sean elevadas. Esto ocurre mediante el intercambio de determinados fluidos corporales, como son la sangre, el semen, el flujo vaginal y la leche materna, ya que sólo en ellos es posible para el virus estar en las cantidades y las circunstancias adecuadas para poder transmitirse.
También para las personas que ya están infectadas por el VIH es importante evitar nuevas infecciones por el virus. El VIH muta y evoluciona de manera distinta dentro de cada persona, por lo que infectarse nuevamente significa infectarse con un tipo distinto de VIH. Esto puede acelerar el curso de la infección y hacer que los tratamientos sean menos eficaces. Por lo tanto, si una persona ya está infectada por el VIH, también debe protegerse ante una posible reinfección.

Principales modos de transmisión

Entre los principales modos de transmisión del VIH se encuentran:

  • Las relaciones sexuales sin protección con una persona infectada, ya que el VIH puede transmitirse a través de las membranas mucosas, como las que recubren el ano o la vagina
  • La transmisión vertical de madre a hijo, ya sea de manera intrauterina, durante el parto o por la lactancia materna.
  • La transmisión a través de sangre infectada, como al compartir agujas, jeringuillas u otros elementos punzo cortantes con restos de sangre infectada o al transfundir sangre contaminada o sus productos derivados. También se puede transmitir a través de lesiones abiertas, heridas o cortes en la piel.

SÍ transmite/ NO transmite

El VIH SÍ se transmiteEl VIH NO se transmite

Al mantener relaciones sexuales, cuando al menos una de las personas está infectada, sin la protección adecuada donde haya intercambio de: sangre, semen, fluidos vaginales y líquido preseminal.

Por lo que el sexo vaginal, anal y oral SIN barreras de protección implica riesgo de transmisión del VIH y, además, de otras ITS como la Sífilis Enfermedad infecciosa, endémica, crónica, específica, causada por el Treponema pallidum, adquirida por contagio o transmitida por alguno de los progenitores a su descendencia. sífilis, Gonorrea Se trata de una Enfermedad de Transmisión Sexual (ETS). En los hombres se manifiesta como secreción de una mucosa blanquecina por la uretra, ubicada en la punta del pene. En las mujeressuele ser asintomática pero puede producir secreción vaginal, aumento de ganas de orinar y molestias urinarias. gonorrea, virus de papiloma humano, herpes, etc.

Utilizando siempre el Preservativo masculino Funda fina y elástica para cubrir el pene durante el coito, a fin de evitar la fecundación o el posible contagio de enfermedades. preservativo masculino o femenino en las relaciones sexuales donde exista penetración anal o vaginal, desde el inicio hasta el final de las mismas, evitando el contacto con el fluido vaginal y el semen.

Durante el embarazo, el parto o la lactancia, una mujer infectada puede transmitir el VIH a su hijo si no se ha sometido a tratamiento Antirretroviral Fármaco que detiene o reprime la actividad de los retrovirus como el VIH: AZT, EFV, DRV son ejemplos de fármacos antirretrovirales. antirretroviral para reducir el riesgo de transmisión al feto.

Practicando el sexo oral con barreras de protección. No compartiendo juguetes sexuales y utilizando guantes de látex y extremando el cuidado en las penetraciones anales o vaginales realizadas con el puño u otros objetos.

A través de transfusiones de sangre y todos sus Hemoderivado Sustancia derivada de la sangre. hemoderivados. Está vía de transmisión está prácticamente erradicada en los países desarrollados pero existe riesgo en países con sistemas sanitarios deficientes en los que estos productos no están sometidos a controles garantizados.

No intercambiando agujas ni ningún otro material de inyección. Utilizando siempre material desechable estéril o esterilizándolo adecuadamente después de cada uso.

Compartir jeringuillas o agujas con otras personas para el consumo de sustancias tóxicas. En este proceso lo que se produce es intercambio de pequeñas cantidades de sangre, pero que resultan suficientes para producir una infección.

Esta vía también comporta el riesgo de adquirir Hepatitis La hepatitis es una enfermedad viral del hígado que puede ser aguda o crónica y hasta ser amenazante para la vida, particularmente en personas inmunodeprimidas. Existen varios tipos de hepatitis víricas denominadas con diferentes letras: A, B, C, D ... Hepatitis C. La coinfección por VIH y Hepatitis C empeora en gran medida el pronóstico de salud y la respuesta a los tratamientos antirretrovirales.

Evitando ejercer la lactancia aquellas mujeres infectadas, aunque estén bajo tratamiento antirretroviral. Durante el parto el riesgo se puede reducir si se practica una cesárea como alternativa al parto natural.

 

VIH y embarazo

Si eres una mujer embarazada con VIH, puedes estar preocupada por la transmisión de la infección a tu hijo aún no nacido, lo que se denomina transmisión vertical en el lenguaje médico. También pueden preocuparte los efectos de los fármacos antirretrovirales (ARV) sobre el feto.

Después de la transmisión sexual, la transmisión vertical es una de las formas más comunes de transmisión del VIH a otra persona. Puede producirse antes del nacimiento del bebé, al dar a luz o durante la lactancia. El riesgo de transmisión de la infección a su hijo puede aumentar si tu Recuento de CD4 La cantidad de linfocitos CD4 (tipo de célula sanguínea blanca del sistema inmune) que hay en un milímetro cúbico de sangre. Los CD4 luchan contra las infecciones y ayudan a regular la salud del sistema inmune. Es un buen indicador de la progresión de la enfermedad por VIH. recuento de CD4 es bajo o tienes una elevada Carga viral Cantidad de VIH en la sangre. carga viral.

El consumo de fármacos ARV puede reducir el riesgo de una transmisión del virus VIH por parte de la madre embarazada a su hijo aún no nacido. No obstante, algunos fármacos ARV pueden tener un efecto perjudicial sobre el embarazo durante el primer trimestre (los tres primeros meses). Debes hablar sobre los riesgos y las ventajas de este tratamiento con su médico, especialmente si se encuentra en los 3 primeros meses de embarazo.

Asegúrate de que tu ginecólogo cuenta con experiencia en el tratamiento de mujeres embarazadas con VIH. Necesitarás un médico que pueda valorar adecuadamente tu estado, incluída la carga viral y el recuento de CD4. Él podrá recomendarte el mejor tratamiento posible. Si tu carga viral es detectable, el médico puede recomendarte pruebas de resistencia para ayudarte a elegir la medicación más adecuada para evitar la transmisión del virus a tu bebé.

Ayúdenos a conocerle mejor y así podremos crear nuevos contenidos más relevantes para Ud: