Imagen de cabecera Infosida.es

¿Cómo se transmite el VIH?

Prácticas de riesgo

 

Sexo oral

Cunnilingus


Cunnilingus y la transmisión del VIH


Probabilidad estimada de adquirir la infección por el VIH por cunnilingus:

Exposición sexual   Probabilidad estimada por acto

Cunnilingus - Riesgo mínimo/p>

  0,01% - 0,05%


El cunnilingus consiste en estimular con la lengua la vagina. El riesgo de transmisión del VIH por hacer un cunnilingus es solo teórico, es decir, que apenas hay casos documentados de transmisión por esa vía, lo que no excluye la posibilidad de que pueda suceder. Durante el período de la menstruación, practicar sexo oral sin métodos barrera tiene mayor riesgo por la presencia de sangre; el riesgo puede aumentar si existen encías inflamadas o heridas en la mucosa de la boca. En el caso de recibirlo no se considera de riesgo porque la persona sólo entra en contacto con la saliva.
 

Felación
 

Felación y la transmisión del VIH

Probabilidad estimada por felación de adquirir la infección por el VIH de una fuente infectada:

Exposición sexual  Probabilidad estimada por acto
Felación sin eyaculación - Riesgo mínimo   0,01% - 0,05%

La felación consiste en estimular (lamer,chupar…) el pene con la boca.

¿Se transmite el VIH por felación?

La felación sin preservativo y sin eyaculación en la boca se considera una práctica de riesgo mínimo para el VIH (casi inexistente), ya que no se ha podido demostrar la capacidad del líquido preseminal para transmitir el VIH y no existe ningún caso documentado de transmisión del VIH a través del líquido preseminal. Sí que existe un riesgo bajo si hay presencia de semen en la boca,ya que el semen puede entrar en contacto con la mucosa de la boca y posibles heridas en la boca o la garganta y de ahí pasar al torrente sanguíneo. 

La saliva contiene enzimas que destruyen al virus; además, las membranas mucosas en la boca ofrecen más protección que las del ano/recto, cicatriza muy rápidamente y los fluidos generalmente no permanecen en la boca por mucho tiempo (ya que se tragan o se escupen). De todos modos la importante concentración de VIH en el semen hace que ninguna de estas protecciones naturales sea eficaz si existe eyaculación dentro de la boca. En caso de tragarlo, el riesgo aumenta por el contacto del semen con la mucosa del esófago. 

Recibir sexo oral (que te hagan una felación) no es una práctica de riesgo para el VIH, ya que la persona sólo entra en contacto con la saliva.

¿Cómo reducir riesgos de transmisión del VIH en una felación?

Si hubiera eyaculación en la boca, se reduce el riesgo escupiendo el semen y haciendo enjuagues sólo con agua (evitando alcohol y otros fluidos que puedan dañar la mucosa de la boca). 

La presencia de lesiones en la boca o encías (por ejemplo por una infección bucodental, o tras cepillarse los dientes o usar hilo dental) puede aumentar el riesgo de transmisión del VIH. Una forma de disminuir el riesgo, es alargar el tiempo entre el cepillado de dientes y la práctica sexual. 

Las extracciones dentales o algunos elementos externos a la boca pueden suponer posibles puertas de entrada (piercings sin cicatrizar, braquets…)

Sexo anal

Sexo anal y el VIH
 

Probabilidad estimada por sexo anal de adquirir la infección por el VIH de una fuente infectada:
 

Exposición sexual  Probabilidad estimada por acto
Riesgo considerable - Sexo anal receptivo (ser penetrado/a) con eyaculación   0,8% - 3%
Riesgo bajo - Sexo anal receptivo (ser penetrada/o) sin eyaculación   0,05% - 0,8%
Riesgo bajo - Sexo anal insertivo (penetrar)   0,05% - 0,8%

 

Si el sexo anal se realiza sin preservativo se considera una práctica de alto riesgo en la transmisión del VIH, tanto para quien penetra como para quien es penetrado. Tiene un riesgo más grande la persona que es penetrada. La presencia de eyaculación durante la práctica sexual anal aumenta el riesgo de transmisión. 

La penetración a varias personas sin preservativo o sin cambiar el preservativo puede poner en contacto fluidos con capacidad de infectar con puertas de entrada. 

Si el preservativo no se rompe en el sexo anal, no existe riesgo de transmisión del VIH. Siempre que el condón esté correctamente colocado, se utilice desde el principio y se lubrique con un producto de base acuosa o de silicona, el riesgo de rotura es muy bajo.

Sexo vaginal

Sexo vaginal y el VIH

Probabilidad estimada por sexo vaginal de adquirir la infección por el VIH de una fuente infectada: 

Exposición sexual Probabilidad estimada por acto
Riesgo bajo - Sexo vaginal receptivo (ser penetrado/a) con o sin eyaculación    0,05% - 0,8%
Riesgo bajo - Sexo vaginal insertivo (penetrar)   0,05% - 0,8%

El sexo vaginal sin preservativo es una práctica de alto riesgo para la persona que penetra y para la que es penetrada. El riesgo biológico es mayor para la persona que es penetrada. El riesgo para la persona que penetra es mayor durante el período de menstruación debido a la presencia de la sangre.

Beso negro

Beso negro y el VIH

El beso negro consiste en estimular (lamer, chupar…) el ano y la zona perianal.

No se considera una práctica de riesgo de transmisión para el VIH, aunque sí lo es para otras ITS, como sífilis gonorrea, hepatitis A y algunas parasitosis. Puede haber riesgo de contraer VIH con el beso negro en el caso de que haya presencia de sangre en el ano, por ejemplo, si ha habido una penetración antes o un fist; en este caso se puede utilizar rollo de papel transparente o una barrera de látex como método para impedir el contacto de la boca con la sangre. Recibir un beso negro no es una práctica de riesgo para el VIH, ya que solo se está en contacto con la saliva de la otra persona.

Masturbación mutua

VIH y la masturbación

Masturbar o estimular con la mano los genitales de otras personas (pene, vagina, ano…) no se considera una práctica de riesgo para el VIH, siempre que no se use semen de la otra persona como lubricante para realizar la masturbación.

En ese caso sí comportaría riesgo de transmisión del VIH, puesto que puede poner en contacto un fluido con capacidad de infección (semen) con posibles puertas de entrada al pene o a la vagina (lesiones y mucosas). La presencia de fluidos transmisores (sangre, semen, flujo vaginal) en la piel sana de otra persona no tiene riesgo de transmisión del VIH.

Besos

El VIH no se transmite por besos o saliva

¿Se puede transmitir el VIH por un beso?

No. Por profundos que sean besar, lamer o chupar el cuerpo de otra persona no tiene riesgo de transmisión para el VIH. Ser lamido/a tampoco.

¿El VIH se transmite por la saliva?

La saliva no puede transmitir el VIH. De hecho, contiene una sustancia denominada inmunoglobulina que actúa como protectora contra las infecciones en general. Además, la mucosa oral, a diferencia de la anal, es una de las más resistentes del cuerpo humano y cicatriza muy rápidamente.

Juguetes sexuales

Los juguetes sexuales y la transmisión del VIH

Existen varios tipos de juguetes sexuales: vibradores, dildos dobles, bolas chinas… al intercambiar el dildo tras utilizarlo, se puede entrar en contacto con restos de fluidos presentes en el dildo (sangre, flujo vaginal). Por eso, se puede evitar la transmisión del VIH poniéndole un condón al dildo cada vez que se introduzca en una persona diferente.

Con juguetes como las bolas chinas, a los que no se les puede poner un condón, la estrategia para evitar la transmisión es que cada uno utilice su juguete. También se pueden desinfectar después de usarlo con una solución de agua y lejía (aunque puede dañar algunos juguetes).

Sexo en grupo

Sexo en grupos y la transmisión del VIH

En el sexo en grupo se puede evitar la transmisión del VIH usando un condón diferente por cada nueva pareja sexual.

Si una persona no se cambia el condón estará protegida frente al VIH, pero pondrá en contacto la sangre y/o fluidos vaginales de las personas a las que penetre con las mucosas y heridas de otras personas. Por eso sería una práctica de riesgo para la transmisión del VIH y otras ITS.

Otro factor de riesgo en el sexo en grupo es no saber si un preservativo se ha utilizado antes con otra persona. Además, puede resultar más difícil negociar el sexo que se quiere tener, y más aún si se consumen drogas.

Otros

Prácticas BDSM

Prácticas BDSM y el VIH

BDSM (bondage-disciplina-sadismo-masoquismo): Son prácticas en las que pueden jugar un papel importante los roles de dominación y sumisión, los fetiches y la exploración del placer/dolor.

En la práctica del BDSM es fundamental llegar a acuerdos y respetarlos. Se suele acordar una contraseña de emergencia para parar el juego (por ejemplo: stop). Un aspecto a tener en cuenta en el caso de inmovilizaciones es que se pierde la capacidad de negociación. Conocer a la otra persona y que sea de confianza puede facilitar el cumplimiento de los pactos que habéis establecido de antemano. 

El uso de objetos (por ejemplo, látigos o fustas) que produzcan sangrado e intercambiarlos es una práctica de riesgo para el VIH y las hepatitis B y C. Para reducir este riesgo se puede limitar la utilización de estos objetos al uso personal. También se pueden desinfectar después de su uso y antes de compartirlo.

 

Fist fucking

Fist fucking y la transmisión del VIH

Fist fucking es la introducción de la mano en el ano.

Puede ser una práctica de riesgo para el VIH. Se pueden usar guantes de látex para evitar el contacto con cualquier herida que pueda haber en la mano/brazo. Utilizar mucho lubricante ayuda a dilatar y así se evitan desgarros y hemorragias. Para la primera vez puede ser importante hacerlo con alguien que tenga experiencia. También puede ayudar aprender a relajarse, y haber practicado antes con los dedos y/o con dildos.
 

Afeitarse

Afeitarse o compartir cuchillas y la transmisión del VIH

El afeitado produce irritación, heridas o microheridas en la piel. En este caso se puede evitar el contacto de esas zonas con fluidos con capacidad de infección (sangre, semen, flujo vaginal). Intercambiar cuchillas de afeitar es una práctica de riesgo para el VIH y otras ITS.
 

Lamer pies, lapos

Lamer pies, saliva y VIH

La saliva no puede transmitir el VIH. No se consideran prácticas de riesgo para el VIH.

Scat

Juego con heces y la transmisión del virus VIH

El juego con las heces no es una práctica de riesgo para el VIH, aunque sí puede serlo para la hepatitis A y la adquisición de parásitos.

 

Lluvia dorada

Lluvia dorada y el VIH

La lluvia dorada consiste en estimular orinando sobre otra persona. No es una práctica de riesgo, ya que la orina no transmite el VIH. Incluso si la orina contuviera pequeñas cantidades de sangre, el virus no sobreviviría al ácido, calor, fricción, enzimas y dilución. 

Diferencias entre hombres y mujeres

Icono vagina y pene

Área y tiempo de exposición

El área de exposición de la mucosa cérvico-vaginal es mayor que la del pene y el prepucio. Además, el tiempo de exposición de la mucosa al VIH es más alto, ya que el semen puede permanecer en el tracto genital femenino hasta 3 días después del coito. En el caso de la penetración anal, la mucosa del ano también tiene una mayor área de exposición por lo que la mujer o el hombre que recibe la penetración anal asume mayor riesgo que quien penetra.

Abrasiones y microheridas

Cuando las relaciones sexuales son consentidas, hasta en un 60% de los casos pueden producirse microabrasiones en la mucosa vaginal, proporcionando acceso a las estructuras subepiteliales donde hay una gran presencia de células diana para el VIH.

En el caso de la penetración anal, es frecuente que se produzcan heridas que facilitan la transmisión.

Ciclo menstrual

En la tercera fase del ciclo menstrual (fase lútea) se ve afectado el grosor del epitelio vaginal y las propiedades físicas y biológicas del moco vaginal, esto genera vulnerabilidad frente al VIH.