Imagen de cabecera Infosida.es

Pruebas TAR

DETERMINAR LA TERAPIA CON ANTIRETROVIRALES
 

La importancia de las pruebas de laboratorio para los tratamientos TAR

Las pruebas de laboratorio son un mecanismo de gran importancia para la correcta valoración del funcionamiento de los TAR, ya que nos dan información muy valiosa para determinar el estado de salud inicial de una persona recién diagnosticada antes de comenzar el tratamiento, y son imprescindibles para su adecuado seguimiento.  

Diferentes pruebas de laboratorio nos proporcionarán información sobre los Fármacos Antirretrovirales (FAR) adecuados para cada persona, el estado del sistema inmunitario y su evolución, la presencia de otros virus o bacterias que requieran un seguimiento especial y/o tratamiento, y mostrarán diferentes parámetros de salud del metabolismo de la persona que guiarán las decisiones de salud y hábitos de vida saludables.

Test CV (Carga Viral Plasmática)

La carga viral plasmática mide el número de virus por mililitro en plasma sanguíneo. Las mediciones periódicas de carga viral serán un elemento fundamental en el seguimiento de la persona con VIH y proporcionará información determinante sobre qué combinaciones de Fármacos Antirretrovirales usar al inicio del tratamiento y determinará qué posibles cambios de tratamiento se deben realizar a lo largo de la vida del paciente (no olvidemos que el VIH es una enfermedad crónica). 

La CV es el mejor marcador pronóstico de la evolución de la infección por VIH en la persona. Se correlaciona con la probabilidad de transmitir el VIH y el número de linfocitos CD4 (que veremos qué son más adelante). Además, es el marcador para la respuesta al tratamiento más rápido y sensible.

A una persona recién diagnosticada de VIH, se le realizará una CV basal para determinar el número de virus por mililitro de plasma, antes de iniciar el tratamiento y poder decidir qué combinación de FAR es la más adecuada para lograr una reducción de la CV en el menor tiempo posible.

Hay diferentes métodos para medir la CV de una persona con VIH. En la actualidad la mayoría de los laboratorios utilizan técnicas ultrasensibles capaces de detectar cantidades muy pequeñas de virus en sangre (25-50 copias de virus/mililitro). El objetivo del tratamiento es conseguir una CV por debajo del nivel de detección 25-50 copias por mililitro. Es lo que llamamos Carga Viral Indetectable.

En ocasiones especiales se puede pedir a una persona un análisis de CV en otros fluidos corporales como pueden ser semen o líquido cefalorraquídeo. Estas mediciones no forman parte de la práctica clínica habitual y suelen estar motivadas por razones especiales o ensayos clínicos, que intentan valorar la correlación de CV plasmática y CV en otros fluidos.

Prueba de recuento de linfocitos CD4

Los linfocitos CD4 son las células del sistema inmunitario encargadas de activar al resto de defensas para protegernos, hacer frente y eliminar de nuestro organismo a virus, bacterias y células cancerosas. Son las células preferidas por el virus y que utiliza para reproducirse. En ausencia de un tratamiento antirretroviral eficaz, el virus se reproducirá en grandes cantidades en nuestro organismo produciendo una CV alta y esto llevará aparejado una destrucción y por tanto disminución del número de CD4. Por lo tanto, la cifra de CD4 va a ser un indicador del estado inmunológico de la persona infectada por VIH.

Hoy en día se reconoce la indicación universal de proponer TAR a todos los pacientes independientemente de sus cifras de CD4.

En personas con una cifra de CD4 baja y presencia de infecciones oportunistas, las pruebas de CD4 se realizarán con mayor frecuencia que cuando la persona se encuentre estable y con unas cifras de CD4 sostenidas superiores a la cifra anterior. 

En España el diagnóstico tardío cifra de CD4 < a 350 cel mm³ al diagnóstico alcanza el 46,2% de los nuevos diagnósticos según datos del Ministerio de Sanidad.

Otras pruebas recomendadas para el control y seguimiento de las personas con VIH

La prueba del alelo HLA-b*5701, la prueba de tropismo para determinar si el virus utiliza el correceptor CCR5 y mediciones de concentraciones plasmáticas de fármacos que, aunque no están indicadas en práctica clínica habitual, pueden ser útiles en caso de insuficiencia renal y/o hepática para ajustar la dosis de los FAR. 

Adicionalmente, se solicitarán exploraciones complementarias para descartar infecciones por otros virus (como las hepatitis víricas, citomegalovirus o toxoplasmosis), o bacterias (tuberculosis, sífilis).

Si quieres conocer más acerca de la aplicación de los tratamientos TAR a pacientes con VIH pulsa aquí.