Imagen de cabecera Infosida.es

Vulnerabilidad de la mujer frente al VIH

De entre las 130.000 y 150.000 personas que se estima que tienen el VIH en España, aproximadamente un 30% son mujeres. 

Los factores que inciden en la mayor vulnerabilidad de las mujeres frente al VIH son, por un lado, biológicos, ya que los efectos del proceso de la infección progresan más rápidamente en las mujeres que en los hombres y por otro lado, el mayor factor de vulnerabilidad se debe a la brecha existente en la desigualdad de trato y oportunidades entre mujeres y hombres. Esta desigualdad es mucho más notable en los países menos desarrollados, donde existe una discriminación notoria entre hombres y mujeres. 

Una de las principales razones por las que existe una escasa visibilidad del VIH en mujeres, se debe a que, en los países occidentales, la infección es mayoritariamente masculina, por lo que la mayoría de programas, informativos y campañas ponen de protagonista al género masculino, haciendo que la mujer no se sienta representada ni se identifique como una persona capaz de infectarse por el virus. 

Además, la violencia de género aumenta considerablemente el riesgo de infección debido al miedo a las consecuencias de oponerse a una relación sexual no deseada, al temor al rechazo si intenta negociar relaciones sexuales más seguras, y a la manipulación emocional a la que se pueden ver sometidas. En el trabajo sexual, muchas mujeres están expuestas diariamente a contraer la infección por VIH. 

El VIH y el sida son un importante problema de salud pública que requiere de adecuadas respuestas políticas, sanitarias y sociales desde una visión de género, puesto que los tratamientos por VIH cursan diferente en mujeres y hombres, teniendo un impacto distinto en los mismos. Se deberán llevar a cabo refuerzos mediante programas de prevención, atención y apoyo que tengan en cuenta estas situaciones que aumentan la vulnerabilidad de las mujeres frente a la infección por el VIH.

VIH Y EL EMBARAZO

Si eres una mujer embarazada con VIH, podrías estar preocupada por la transmisión de la infección a tu hijo/a, lo que se denomina transmisión vertical en el lenguaje médico. También podrían preocuparte los efectos de los fármacos antirretrovirales (ARV) sobre el feto. 

La transmisión vertical del VIH puede producirse en el embarazo, el parto o durante la lactancia. El riesgo de transmisión de la infección a tu hijo/a puede aumentar si tu recuento de CD4 es bajo o tienes una elevada carga viral

El tratamiento ARV durante el embarazo reduce significativamente el riesgo de transmisión del VIH. No obstante, algunos fármacos ARV pueden tener un efecto perjudicial sobre el embarazo durante los tres primeros meses. Debes hablar sobre los riesgos y las ventajas de este tratamiento con tu médico, especialmente si te encuentras en los 3 primeros meses de embarazo.

Asegúrate de que tu ginecólogo/a cuenta con experiencia en el tratamiento de mujeres embarazadas con VIH. Necesitarás un equipo médico que pueda valorar adecuadamente tu estado, incluida la carga viral y el recuento de CD4. Si tu carga viral es detectable, podrán recomendarte pruebas de resistencia para ayudarte a elegir la medicación más adecuada para evitar la transmisión del virus a tu bebé. 

En España los casos transmisión del HIV de madre a hija o hijo, no llega al 2% de las infecciones anuales.

Jorge Garrido
Asociación Apoyo Positivo
CESIDA, Madrid